Canal de Suez: Los efectos en el tráfico marítimo tras los ataques en el Mar Rojo

El movimiento de barcos se ha reducido en más de un 50%, lo que ha triplicado el precio de los fletes. La tensión en la zona también ha incrementado un 4% el coste del petróleo.

Por Jazmín Romero

El impacto de los ataques a los buques en el canal de Suez por parte de los hutíes empieza a manifestarse en el ámbito económico. Según los datos proporcionados por la herramienta Port Watch del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Universidad de Oxford, más del 50% de las navieras tuvieron que interrumpir su producción y desviar sus rutas desde el inicio de la ofensiva de los rebeldes yemeníes.

Específicamente, desde el 19 de noviembre, fecha del secuestro del ‘Galaxy Leader’, la cifra promedio diaria del volumen de transporte ha disminuido de 5,5 millones de toneladas a 2,1 millones en las primeras semanas de 2024, reflejando una caída del 61,4%.

El punto más crítico se evidenció el 23 de enero, día en el que sólo 29 buques de carga y 6 tanques de combustible cruzaron el canal. Osama Rabie, director de la Autoridad del Canal de Suez, mantuvo una reunión el pasado mes con las 15 principales navieras, quienes aseguraron que no retomarán la ruta tradicional hasta que se garantice la seguridad y cese la amenaza de ataques. Cabe destacar que Egipto recauda alrededor de 8.000 millones de dólares anuales en este enclave.

Los números de la caída son similares en el estrecho de Mandeb, la entrada al Mar Rojo, con una bajada del 54% en el número de barcos que deciden pasar por este punto, y un 66,4% de las mercancías con respecto a antes de la crisis.

Infografía Canal de Suez

Precio del petróleo

Ruta por cabo Buena EsperanzaEl conflicto también ha dejado su huella en el incremento del precio del petróleo, con un aumento del 4% tras los ataques militares perpetrados por Estados Unidos y Reino Unido contra los rebeldes hutíes de Yemen.

Por primera vez, el barril de Brent alcanzó los 80 dólares este año. Además, los costes de envío de contenedores experimentaron un notable aumento, llegando a triplicarse en algunas rutas, con un incremento del 199%, según datos proporcionados por Freightos, empresa especializada en fletes internacionales y análisis de mercado.

Tras el inicio de los ataques, las principales líneas navieras a nivel mundial, como Maersk, las francesas CMA y CGM, el gigante suizo MSC, Hapag-Lloyd de Alemania y las prominentes chinas OOCL y Evergreen, se han visto obligadas a desviar sus rutas por el cabo de Buena Esperanza, en África. Este cambio de trayectoria ha añadido miles de kilómetros a sus travesías, generando un aumento en sus costes operativos y provocando retrasos en las entregas de componentes esenciales para la cadena de fabricación. El automovilístico Tesla suspendió la producción de sus vehículos des-de el 29 de enero hasta el pasado 11 de febrero. Además, otras empresas como Volvo en Bélgica, Michelin en cuatro de sus plantas españolas e Ikea en los Países Bajos, se han visto afectadas por los retrasos de los suministros.

Cronología conflicto Canal de Suez

“Se van a producir retrasos pero no escasez de producto”

La situación actual del desvío marítimo ha tenido un impacto significativo no sólo en las exportaciones de España, sino especialmente en las importaciones desde China. Cabe destacar que el canal de Suez juega un papel crucial en el transporte de vehículos fabricados en China hacia el mercado europeo, siendo la península ibérica un receptor destacado de estos productos.

Durante el primer semestre de 2023, China se consolidó como el principal socio comercial de España. El volumen de intercambio comercial entre ambos países alcanzó la cifra de 22.375 millones de euros en compras y 3.739 millones en ventas. Si la paralización del tráfico marítimo en esta vía principal de comercio se prolonga por varias semanas, podrían surgir consecuencias tales como posibles aumentos de precios e incumplimientos en los plazos de entrega de productos.

Además de la industria automovilística, los sectores de importación más afectados por esta situación incluyen bienes de equipo, manufactura de consumo como textiles y juguetes, y productos electrónicos.

«En cuanto a este volumen de intercambio, aún no se menciona que exista algún riesgo. Es decir, este monto no está en peligro debido a los retrasos que estamos experimentando. No es un problema de producción ni de búsqueda de medios de transporte, como ocurrió durante la pandemia de Covid-19. La dificultad radica en que la ruta clásica a través del canal de Suez, que está perfectamente organizada con sus paradas programadas en el mar, no se puede utilizar en la actualidad», afirma Ramón Gascón, coordinador del grupo de trabajo de Asia-Pacífico del Club de Exportadores e Inversores Españoles.

Publicaciones relacionadas
Datos de las exportaciones e importaciones en Euskadi en 2023