Las mujeres también tienen su sitio en la FP más tecnológica

La presencia femenina en ciclos STEAM se sitúa en el 24%, aunque el umbral desciende hasta el 12% en el sector industrial. Para darle una vuelta a esos porcentajes nace la iniciativa NeskUP!

Por Leire Fernández

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo vio la luz NeskUP!, una idea de la Formación Profesional de Euskadi que reúne a los centros de la red Formación Profesional abantean Hetel y los centros públicos de la red Ikaslan de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. En total, toman parte en este proyecto cerca de un centenar de centros de los tres territorios vascos.

La mujer es todavía la gran ausente en la FP científica y tecnológica en Euskadi. A pesar de que estos ciclos ofrecen mayores oportunidades de empleo, mejores salarios y un mayor desarrollo profesional, la falta de vocaciones femeninas continúa siendo un problema que acentúa la brecha de género. La presencia de chicas en ciclos STEAM se sitúa en el 24% mientras que en el sector industrial desciende hasta el 12%.

Por ello, los centros formativos han decidido dar un paso adelante para tratar de acabar con esta desigualdad. «El compromiso de los centros por desarrollar acciones con el fin de incrementar el número de mujeres matriculadas en familias profesionales STEAM es firme y concreto», afirman desde Ikaslan. Y uno de los objetivos marcados es lograr aumentar hasta el 20% la inserción femenina en el sector industrial en 2027.

Dentro de la iniciativa, impulsada desde el Departamento de Educación a través de su Viceconsejería de FP del Gobierno vasco, los centros desarrollarán tres acciones cada curso para fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas, superar la brecha de género, sensibilizar sobre los estereotipos asociados a los ciclos de FP más masculinizados, reconocer el talento de las alumnas de FP en familias profesionales STEAM y mejorar la orientación profesional. «Esta iniciativa nace con la vocación de convertirse en proyecto de referencia en el ámbito del fomento de las vocaciones STEAM».

Lexuri Uriarte › 19 años. FP Higiene bucodental

Lexuri Uriarte llegó a FP en el centro Francisco de Vitoria sin saber muy bien cuál era su camino. «Entré en Auxiliar de Enfermería, un FP de grado medio que no era mi primera opción, pero estaba bastante desmotivada con los estudios». Lexuri no esperaba que ese grado que elegió un poco por descarte le llevaría a conseguir, nada más terminar el grado, su primer trabajo en la residencia «en la que cursé las prácticas y a la vez lo estuve compaginando con el hospital. Es un grado que recomiendo a todo el mundo, ya que te abre las puertas completamente al mundo laboral por su alta demanda». Al terminar se decantó por continuar sus estudios eligiendo Higiene Bucodental en el mismo centro. «Era un paso más allá para conseguir lo que nunca me hubiera imaginado, entrar en Enfermería».

Tanto Auxiliar de Enfermería como Higiene Bucodental son ciclos con vocación científico-tecnológica, y en los que a diferencia de otros las mujeres son mayoría. «Tenía claro que quería hacer algo relacionado con la salud, y mi abuela hizo también un ciclo medio de Auxiliar de Enfermería así que ella sabía las buenas salidas profesionales que tenía y siempre me lo recomendó». Lexuri ve importante dar visibilidad a los ciclos STEAM. «Cada vez es más gente la que hace ciclos tanto de grado medio como superior y diría que es un acierto, ya que en el ámbito profesional te enseña a desenvolverte y te da unas herramientas que poca gente tiene a tan temprana edad».

Vanesa Belver › 43 años. FP Control y Gestión de Obras de Construcción

El caso de Vanesa es un poco diferente del perfil habitual de estudiante de FP. Con 43 años, divorciada y madre de una adolescente, lleva los últimos 15 años trabajando en el sector de la construcción, y aunque es Técnico Superior en Desarrollo de Proyectos Urbanísticos y Operaciones Topográficas, nunca ha ejercido y no había vuelto a estudiar. Sin embargo, a raíz de la pandemia se planteó invertir sus tardes libres «en algo más que en las tareas de casa y en ver series en Netflix». La casualidad hizo que recibiera una llamada de secretaría de Eraiken CIFP Construcción LHII, que le explicó en qué consistían los módulos superiores que había en ese momento. Y después de darle unas vueltas, se animó a comenzar de nuevo a estudiar. «Pensé que no tenía nada que perder… y sí mucho que demostrarme a mí misma, y ahí estoy».

Vanesa se decantó por Control y Gestión de Obras de Construcción, «porque está algo relacionado con el puesto que desempeño en la empresa para la que trabajo desde hace 9 años y aunque comenzó más como una motivación personal me ha ayudado a aprender cosas nuevas que me sirven en mi empleo». En su caso, con una adolescente empezando a plantearse su futuro en casa, su mensaje es aún más rotundo. «Les diría a las chicas que no se planteen hacer un ciclo científico-tecnológico, ¡que lo hagan! Como madre, en parte, me encantaría que mi hija tuviese los mejores estudios universitarios posibles, pero tengo claro una cosa, en el mercado laboral lo que realmente faltan son profesionales».

Portal web

Con el fin de que estas acciones tengan una mayor visibilidad y puedan resultar inspiradoras para otros centros y para la sociedad en general, cuentan con el portal www.neskup.eus, una plataforma destinada a empoderar a las jóvenes y acabar con la denominada brecha de género STEAM. Desde la web se dará también voz a las alumnas que se han decantado por este tipo de ciclos para desarrollar su carrera profesional.

Publicaciones relacionadas
tecnología en las aulas