Una FP en sintonía con el mercado laboral

La matriculación para el próximo curso da su pistoletazo de salida con el anuncio de más inversiones, nuevos perfiles profesionales y mayor alternancia entre el aula y la empresa

Por Adriana Carrillo

La FP supone ya el 60% de las ofertas de trabajo de las empresas en Euskadi, tal y como afirmó el consejero de Educación del Gobierno vasco, Jokin Bildarratz, durante la presentación, el año pasado, del VI Plan Vasco de Formación Profesional, la hoja de ruta que marcará la estrategia para reforzar estos ciclos educativos durante los próximos años y que cuenta con un presupuesto de 513 millones de euros. Con unas matriculaciones en «máximos históricos», como indica Julen Elgeta, presidente de Hetel, la asociación de centros de FP de Euskadi, la Formación Profesional se consolida como un modelo educativo que ofrece competencias y cualificaciones que se anticipan a las necesidades de las empresas, se adaptan a las transformaciones del mercado laboral y toman el pulso a los entornos emergentes para modular su oferta formativa.
El curso que está a punto de terminar ha sido el de mayor número de estudiantes en la historia de la FP vasca y el de la puesta en marcha del plan de pilotaje del modelo dual, en el que un 25% de estudiantes de primer año de grados Medio y Superior alternaron su formación en los centros de estudio con prácticas en empresas, un salto de vértigo que supuso la coordinación de los dos ámbitos formativos y la prueba de fuego de lo que será una realidad en todos los ciclos a partir del curso 2025/2026, cuando el 100% serán duales.

Los casi 47.000 estudiantes matriculados este curso en los más de 170 ciclos formativos de FP Básica, grados medios, superiores, duales y estudios de especialización confirman la tendencia al alza de la Formación Profesional, que desde el curso 2016/2017 ha crecido un 25,4%, es decir casi 7.000 alumnos más en los últimos seis años. Del 8 al 26 de mayo está abierto el plazo de matriculación a todos los ciclos, por lo que los centros abren sus puertas para que estudiantes y familias se acerquen a conocer sus itinierarios formativos, los proyectos que se trabajan en las aulas, las metodologías y las claves del éxito de la FP, cuya tasa de empleabilidad roza el 86%.

4.000 nuevas plazas

El curso empieza con mucha potencia, no solo por el anuncio que hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a finales del mes de abril sobre la inyección de 1.300 millones de euros –de los que Euskadi recibirá 20 millones– destinados a reforzar la FP en todo el país, sino por las novedades que trae. Una de ellas es que el 45% de los estudiantes de primer año de los grados Medio y Superior lo harán en la modalidad dual. Con un pie en la empresa y otro en el aula, la idea es proporcionar a los chavales «una experiencia en el mundo laboral y adelantar esa primera toma de contacto con el que será su futuro profesional, así como dar un mayor protagonismo formativo a la empresa», señala Diego Abellán, director de FP de Egibide, un centro alavés con 80 años de historia a sus espaldas y que cuenta con más de 2.000 alumnos matriculados en sus 13 familias profesionales.
Otra novedad es que el número de plazas de FP continuará creciendo, porque pese a que las matriculaciones han aumentado, «en los próximos años, hasta 2030, se jubilará el 25% de trabajadores en Euskadi, según cifras de Confebask, y para cubrir esa oferta se necesitarán más titulados. Por eso, este año el Departamento de Educación tiene previsto ofertar 4.000 nuevas plazas y desarrollar nuevos perfiles profesionales», explica Elgeta.

Ámbitos como la informática, la programación, la robótica o la mecatrónica despiertan mucho interés entre los más jóvenes, así como las titulaciones ligadas a la ciberseguridad. Y es que, fiel a su espíritu de flexibilidad y anticipación, la FP fija la mirada en la transformación digital de la sociedad y en el actual escenario económico –basado en la tecnología, la digitalización y los sistemas inteligentes– para que los estudiantes exploren otros itinerarios formativos y descubran las posiblidades del desarrollo de estas competencias.

Los ciclos formativos también pondrán el foco en la sostenibilidad y en los entornos económicos emergentes como la producción de hidrógeno verde a partir de energías renovables, una iniciativa que se llevará a cabo en el centro piloto San Jorge en Santurtzi, donde las y los futuros profesionales en energías renovables pueden profundizar en una tecnología que persigue la producción eficaz y eficiente de combustibles sostenibles.

En el ámbito humanista también llegan novedades, como el Grado Superior en Promoción de Igualdad de Género que ofrece Egibide y que responde al creciente interés en este tema por parte de asociaciones e instituciones.

Retos de futuro

«Cada vez que un robot, un sistema experto de inteligencia artificial o un automatismo sustituye en un proceso determinado a una persona, nace un escenario nuevo de relaciones entre tecnología y humanidad en el que el talento de las personas ganará aún más importancia», señalaba Bildarratz refiriéndose a la necesidad de seguir desarrollando el talento de los estudiantes de FP en un entorno eficiente y ágil de formación, que potencie la capacidad de afrontar los problemas actuales, de generar conocimiento, de diseñar respuestas innovadoras a los retos futuros y de trabajar de forma colaborativa.
Por eso en los próximos cursos las realidades sociales y laborales serán el punto de partida para diseñar la oferta formativa de una FP capaz de afrontar los desafíos que plantea la sociedad. La FP vasca apostará en los próximos años por la transformación de los aprendizajes, por una formación de alto rendimiento en la que la tecnología será una aliada indispensable en la transferencia de conocimientos y en la actualización de los recursos pedagógicos. Una de las prioridades será que los centros se transformen físicamente, dotándoles de herramientas como espacios de realidad virtual, de interacción digital y de generación de contenidos multimedia, aulas inmersivas y conectividad.
Otro de los retos que tiene la FP por delante, no solo para el próximo curso sino para los venideros, es el de incrementar la presencia de la mujer en las ramas tecnológicas y técnicas. Razón por la que el presidente de Hetel aprovecha para lanzar una invitación a las chicas para que «visiten los centros, miren los talleres, las máquinas, los equipamientos, las instalaciones y conozcan de primera mano un mundo tan apasionante como la robótica, la mecatrónica, la informática o cualquier itinerario relacionado con la industria. Son ramas que cuentan con excelentes tasas de inserción laboral». En el mismo sentido, el director de Egibide anima a los chicos a descubrir las ramas sanitarias –áreas mayoritariamente femeninas– para que rastreen opciones que tienen «buenas salidas laborales y de desarrollo personal».

Las claves

» Hasta el 26 de mayo. Inscripciones ‘on line’ o en el centro de FP.
» Requisitos FP Básica. Ser mayor de 15 años, haber cursado hasta 3º de la ESO.
» Requisitos FP Media. Título de la ESO, FP Básica, FP Superior, Bachiller o universitario.
» Requisitos FP Superior. Título de Bachiller, FP Medio, universitario o FP Superior.
» FP Dual. Antes de comenzar con los trámites administrativos, es necesario realizar el proyecto o plan dual para el alumno entre el centro y la empresa.

Publicaciones relacionadas