El comercio local como inversión en el bienestar de la comunidad

El foro Merkataritza Next organizado por el Gobierno vasco reunió a expertos y representantes de instituciones que abordaron los retos y nuevas oportunidades del sector

Por Luis M. Díez y Laura Alonso

A las puertas de la Navidad, cuando las tiendas se llenan de personas que apuran a comprar regalos y los ingredientes con los que triunfar en las comidas, es esencial poner en valor la importancia del comercio, un sector que en Euskadi supone un 11% del PIB vasco y el 14% del empleo total. Cifras que afianzan la importancia de esta actividad en la economía del territorio, más aún cuando se habla de comercio local. Porque apostar por lo de aquí «influye en prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas en la comunidad, desde la economía local hasta la cohesión social, la salud, la sostenibilidad, la seguridad y la calidad del entorno urbano; por eso, apoyar al comercio local no es solo una elección económica, sino también una inversión en el tejido de nuestra comunidad», puntualizó Javier Hurtado, consejero de Turismo, Comercio y Consumo del Gobierno vasco.

Esta esencia es precisamente la que se refleja en la estrategia de comercio Euskadi Merkataritza 2030, el eje sobre el que versó el foro Merkataritza Next 2023. Una hoja de ruta que busca establecer el camino que sirva al sector para anticipar el horizonte 2030 y para implementar diferentes vectores de transformación. «Hay que integrar una mirada innovadora, transformadora y a largo plazo que sea una hoja de ruta para el futuro», sentenció el consejero.

Porque, tal y como puntualizó Elena Moreno, directora de Comercio del Gobierno vasco, «no sirven las viejas recetas para las nuevas realidades». La actualidad viene marcada por la velocidad a la que se están produciendo cambios tecnológicos como la irrupción de la inteligencia artificial. «Pero finalmente puede que lo más disruptivo acabe siendo lo más humano. Y esto está en el núcleo del debate del nuevo comercio local: el encuentro del nuevo consumidor y el comerciante local con su capacidad para responder a sus necesidades», subrayó.

En definitiva, el comercio se enfrenta a desafíos en un contexto «caracterizado por tres transiciones: la medioambiental, que redefine valores y fomenta un consumo más responsable; la sociodemográfica, marcada por el envejecimiento de la población y la convivencia de cinco generaciones con distintos patrones de consumo; y la digital, que impulsa cambios en los hábitos de consumo hacia la omnicanalidad, la innovación y la digitalización de los recursos», enumeró Hurtado. Es por ello que «una de las tendencias a las que hay que hacer frente de manera decidida es la urgente adaptación a los cambios de hábitos de los consumidores, lo cual a su vez conlleva una obligada transformación digital del sector y una adaptación rápida a la multicanalidad donde se establezca la convivencia e integración entre el canal físico y la venta online, con una alta capacidad de innovación en un lapso de tiempo muy breve », añadió el consejero vasco.

Un futuro ante el que Jabier Zubia, secretario general de la Cámara de Comercio de Gipuzkoa, aseguró ser optimista porque «se trata de un sector que tiene muchos problemas, pero también está lleno de oportunidades». Una idea compartida también por Dimas Gimeno, socio fundador y presidente de WOW Concept, que subrayó que el retail físico tiene ante sí «un momento histórico pleno de oportunidades». Una nueva «ecuación de valor de los clientes», en la que la conexión racional ha perdido peso en favor de la conexión emocional, de ahí que se busquen experiencias y la identificación con una marca, y «eso solo lo pueden hacer las tiendas de toda la vida; tenemos que poner de relieve la figura del vendedor con nombre y apellido que además de conocer bien a su cliente es una máquina de multiplicar ventas».

INNOVACIÓN Y SOSTENIBILIDAD

En ese sentido, Bernardo Hernández, premio nacional de Innovación de este año, hizo un alegato en favor del aprovechamiento de las herramientas tecnológicas más avanzadas que ya están aquí o que llegarán en los próximos años: inteligencia artificial, computación cuántica y blockchain. «El mundo al que vamos exige saber de tecnología porque toda ventaja competitiva de producto o servicio va a tener un anclaje tecnológico», advirtió. De ahí que animara a los presentes a «no tener miedo a hacer apuestas tecnológicas sustentadas, fuertes y claras. De eso va a depender vuestra relevancia en el futuro».

Esencial es también hablar de sostenibilidad cuando se habla de los retos de futuro del comercio. «Hay que buscar la eficiencia, tener más alcance y llegar más alto en lo que respecta a la reputación y a la relación con las personas consumidoras», admitió Mónica Chao, experta en sostenibilidad y empresa. Es decir, «hay una necesidad de transformación, pero debemos saber identificar dónde está la acción y poner el foco en ello para generar riqueza y empleo», puntualizó la experta. Porque lo cierto es que «hay muchos desafíos pero también muchas oportunidades», animó la experta.

Entradas recientes
Diez protagonistas de la pujanza económica de Euskadi