«La responsabilidad social corporativa no es marketing, es una forma de ser y actuar»

Por Leire Fernández

La responsabilidad social corporativa forma parte «del ADN de Petronor», tal y como asegura José Ignacio Zudaire, adjunto al CEO de la empresa. Cuidar el medio ambiente, al empleado y al entorno son fundamentales para una entidad «con propósito» y que tiene como objetivo «ser un buen vecino».

Hace un tiempo se consideraba la RSC más como una estrategia de marketing, pero en los últimos años se ha visto la importancia para la gestión de los negocios, ¿cómo la han integrado en Petronor?

En Petronor es parte de nuestro ADN. Nuestro objetivo dicho de forma sencilla es: ‘ser un buen vecino’. Esto consiste en no molestar a sus vecinos para después ayudarles en todo lo que pueda. Traducido a la empresa, supone operar con los máximos estándares de seguridad minimizando impactos y ser tractores de la economía del entorno para desarrollar la riqueza y el empleo.
En nuestro caso trabajamos cada año con cerca de 500 empresas de Euskadi con una facturación aproximada de 125 millones. Se trata de apoyar a nuestros proveedores locales para que sean más competitivos, que eso les ayude a incrementar también su facturación y la creación de empleo local. Es clave también apoyar la formación de los y las jóvenes ajustada a las necesidades presentes y futuras de la industria. Esto, en nuestro caso, se traduce en una alianza estratégica con la escuela de formación profesional de Somorrostro y la colaboración con varias universidades.
Y debemos citar nuestro compromiso en la lucha contra el cambio climático. Como sociedad, es un reto global y, para hacerlo compatible con la movilidad, es necesario contar con combustibles descarbonizados. En Petronor estamos desarrollando la tecnología y los proyectos industriales necesarios para poder ofrecer a la sociedad esos combustibles descarbonizados destinados a una movilidad sostenible.

¿En qué otros aspectos trabajan?

Otro de nuestros compromisos es con la diversidad, especialmente con la igualdad. Éste ha sido un sector muy masculinizado tradicionalmente: prácticamente hasta 1995 las mujeres no pudieron trabajar en refinerías en puestos de producción. Normalizar el acceso de las mujeres a todo tipo de posiciones en la industria es clave para avanzar en la igualdad real.
Por otra parte, una parte esencial de la responsabilidad social es la transparencia: debemos trasladar a nuestro entorno de forma clara lo que pasa dentro de la empresa. Todo ello, sin abandonar el apoyo mediante patrocinios y mecenazgo para potenciar el deporte y la cultura como elementos del desarrollo personal y social.
La RSC no es marketing, es una forma de ser y actuar.

¿Tener una buena reputación corporativa es imprescindible para ser competitivos?

Ser competitivo es una parte esencial de la empresa y la reputación lo es también.
La reputación debe ser la consecuencia de una empresa con propósito, con alma, una forma de ser. Es una labor de todos y todas los que formamos parte del proyecto empresarial actuar con compromiso, responsabilidad y rigor en nuestro trabajo de cada día con la base de unos valores.
Hoy en día cada vez se desarrollan más los fondos de inversión éticos y las entidades financieras tienen más restricciones para financiar actividades poco sostenibles; ni los consumidores, con sus decisiones de compra, apoyan a empresas que no cumplan unos estándares de sostenibilidad. Para desarrollar una actividad, además de los permisos administrativos, se necesita la ‘licencia social’ para operar. Esta licencia social, la que nos dan nuestros vecinos y vecinas, solo se logra siendo una empresa comprometida con la sostenibilidad.

La RSC ¿es rentable económica-mente? ¿Debe serlo o debe estar separada de la rentabilidad social?

Cuando hablamos de una empresa sostenible, hablamos de una empresa rentable; si no hay rentabilidad, la empresa no sobrevive, y deja de crear riqueza y empleo en su comunidad. Hoy en día una empresa que no sea socialmente responsable tampoco es viable a medio plazo. La rentabilidad y la responsabilidad, por lo tanto, son elementos complementarios y si no se dan ambos de forma simultánea no tendremos una empresa sostenible ni sobrevivirá en el medio plazo.

La responsabilidad con el medio ambiente también está presen-e, especialmente en una empresa como Petronor. ¿Cuáles son los compromisos en este sentido?

El medio ambiente, el entorno y su cuidado forma parte de la cultura de Petronor. Tenemos el compromiso de ser una empresa de cero emisiones netas en 2050. Ese es un reto que conlleva además de inversiones, el esfuerzo, trabajo y compromiso de toda la organización. En el marco de este compromiso se trata de descarbonizar:

– Economía circular: consiste en ir sustituyendo de forma paulatina el petróleo por residuos en la alimentación de la refinería. Esto permite descarbonizar la materia prima y contribuir a la solución de otro de los grandes retos medioambientales de la sociedad actual, la gestión de residuos. Cada vizcaíno generamos más de media tonelada de residuos al año.
– La energía renovable, como energía de proceso: electricidad renovable y sustitución del gas natural por hidrógeno.
– Combustibles descarbonizados, base de una movilidad sostenible: hidrógeno renovable, combustibles sintéticos y biocombustibles avanzados.

Además de ser socialmente responsables con la sociedad, las empresas deben serlo con sus propios empleados, ¿qué proyectos tienen en este sentido?

Sin duda éste es un compromiso básico en una empresa socialmente responsable. Hay tres elementos principales que incluyen nuestra propuesta de valor:

– Buenas condiciones salariales: esto es de base. Es una condición necesaria, pero no suficiente para conseguir el compromiso con el proyecto de empresa.
– Beneficios sociales, conciliación entre la vida personal y laboral, ambiente de trabajo, comunicación interna y formación y desarrollo profesional, en la fase previa de entrada y durante la vida laboral.
– Proyecto atractivo: vamos a ser parte de la solución de una movilidad sostenible, con proyectos innovadores de primer nivel.
Los resultados de esta fórmula son muy positivos, ya que, a pesar de que existen ofertas alternativas para profesionales de alta cualificación como los que trabajan en Petronor el nivel de rotación es cero. Las personas no se van de Petronor y, a pesar de la falta general de profesionales, que es uno de los grandes retos a los que se enfrentan las empresas, en Petronor las ofertas de empleo siempre reciben un gran número de candidatos.

Impulso a la formación STEAM

¿Cuál es el balance de 2023 y cuáles son los retos a los que se enfrentan a corto plazo?
2023 ha sido un año importante donde hemos seguido apostando y reforzando nuestro compromiso con ser un buen vecino y avanzado de forma decidida en nuestro compromiso con la descarbonización, con el inicio de la producción de hidrógeno renovable con la puesta en marcha del electrolizador de 2,5 Mw.
Además, en 2024 queremos impulsar acciones dirigidas a los jóvenes y acercarles a la formación STEAM. Es un reto importante, una demanda de toda la sociedad y desde Petronor queremos colaborar en este ámbito.

Publicaciones relacionadas